y ….. Un Placer Fugaz, las cartas de Capote
agosto 15, 2007, 6:57 am
Filed under: Libros

Un Placer Fugaz

Llegué a Capote hace ya unos cuantos años con Desayuno con diamantes, más tarde llegaría Otras voces, Otros ámbitos, después algunos de sus guiones para películas y por último su gran obra A sangre fría. Pero Capote, al contrario que muchos otros compañeros de profesión, trató de que su obra abarcase una gran heterogeneidad de campos, así publicó también en un sin fin de publicaciones diversos artículos, entrevistas, reportajes, cuentos, libros de viajes, semblanzas de personajes célebres, adaptaciones teatrales y un musical (es obvio decir que muchos de ellos se pueden encontrar a través de la red). Este cultivo simultáneo de diferentes géneros le llevaría a modelar una forma de expresión literaria radicalmente nueva, la novela de no ficción con su aclamada A sangre fría.

Pues bien, ahora ha llegado a mis manos un libro que es una recopilación de algunas, supongo que no estarán todas, de las cartas que envió a lo largo de vida. La obra responde al título de Un Placer Fugaz (DeBolsillo), y en ella nos encontramos al verdadero Capote, al escritor que encandiló a la alta sociedad neoyorquina de su época y al Capote que agotó toda su capacidad de coherencia narrativa tras escribir su gran novela de no ficción. Precisamente es A sangre fría, que marcó el punto más alto de su carrera, pero también precipitó su caída tanto profesional como personal, el eje sobre el cual Un Placer Fugaz reconstruye la trayectoria vital de Capote. Durante ese trayecto, antes durante y después de escribir A sangre fría, las cartas nos dan a conocer al Capote más histriónico, inestable, vanidoso, entusiasta y frágil, estrella de los shows de televisión, periodista ocasional, habitual de la farándula literaria y artística, pero también conocemos a ese Capote tierno, cariñoso, generoso y leal a sus innumerables amigos. En definitiva Un Placer Fugaz podría considerarse como una autobiografía no al uso, en donde son las cartas escritas por el propio Capote las que nos interiorizan en su vida más privada y personal, gracias a ellas acompañamos a Capote tanto en sus aciertos como en sus fracasos, tanto en sus pensamientos como en el retrato social de una época.

Anuncios


y ….. Expiación de Ian McEwan
mayo 22, 2007, 3:27 pm
Filed under: Libros

Expiación

Expiación (Ed. Anagrama), del inglés Ian McEwan, es una de las grandes novelas contemporáneas que nos ha traído este nuevo milenio. Ello se demuestra con el hecho de que, a pesar de su breve longevidad, ha pasado a convertirse en todo un clásico referente para la creación literaria mundial.

Dividida en tres partes. La primera de ella nos lleva al cálido y apacible verano de 1935 en la casa de la familia Tallis. Allí el personaje principal de la novela Briony, la hija menor de la familia, una adolescente con dotes literarias, acusa a Robbie, hijo de una empleada de la casa y pseudonovio de su hermana mayor Cecilia, de haber violado a su prima Lola Quincey.

La segunda parte transcurre sobre suelo francés durante la segunda guerra mundial, con un Robbie amnistiado de la cárcel a cambio de enrolarse en la infantería inglesa, y que sólo trata de regresar a casa donde le espera Cecilia.

La última parte, que es la que propiamente explica el título de la novela, se centra en Briony, la pequeña de los Tallis, que con 13 años fue quien acusó en falso, pero inconscientemente, a Robbie y que ahora, cinco años después, trata de enmendar su error buscando el perdón de Cecilia y de Robbie.

Paralelamente, y aquí es donde la novela alcanza sus cotas narrativas máximas, McEwan construye con su propia voz y opiniones la trayectoria literaria de Briony: el inicio, evolución y madurez de una escritora que reflexiona sobre el propio proceso creativo.

Una vez analizada en su conjunto, podría decirse que Expiación es un homenaje a la narrativa y al hecho de escribir; con sus cambios de narrador, sus cortes bruscos, sus cambios de tiempo, la puesta en escena elaborada o truculenta. Para McEwan el sentido propio de la narración se encuentra fundamentalmente en las historias mismas, en todo lo que nos pueden decir y contar, ellas conforman la materia de búsqueda profunda e infinita para el escritor y constituye para él el verdadero fondo de la novela.



y ….. Las Correcciones de Jonathan Franzen
abril 20, 2007, 9:17 am
Filed under: Libros

Las Correcciones

Jonathan Franzen se situó a la cabeza de los mejores escritores jóvenes de su país cuando en el 2001 publicó su monumental obra Las Correcciones (Seix Barral), libro que con el que ganó el National Book Award en Estados Unidos.

Lo cierto es que pocas novelas recientes han provocado una reacción tan inmediata como la tercera novela de Jonathan Franzen. El revuelo duró poco, porque la novela se editó meses antes del atentado a las Torres Gemelas, con lo que la discusión quedó en un plano decididamente menor. Pero se puede reconstruir de este modo: Franzen era entonces un autor prometedor, a quienes los críticos comparaban con Pynchon y DeLillo, pero que sin embargo no poseía obra suficiente para su status de Gran Narrador Norteamericano.

Pero todo cambió cuando entregó este libro. Franzen pasó unos ocho años escribiendo Las Correcciones. Cuando se publicó, resultó imposible no verla como el ejemplo, la prueba, la demostración de que las propuestas de Franzen le habían llevado a realizar la Gran Novela Norteamericana; otros la consideraron un experimento fallido, y los más vocearon su decepción.

La conmoción fue tal que Oprah Winfrey, la popular presentadora de televisión, incluyó el título en la serie de lecturas imprescindibles de su club de lectura. Franzen reaccionó manifestando su disconformidad en una entrevista: “…Winfrey ha elegido algunos libros buenos, pero ha seleccionado otros lo suficientemente afectados y unidimensionales como para avergonzarme…”. Winfrey suspendió el club poco después de esto.

Ni tanto ni tan poco. Las correcciones es una grandiosa novela tragicómica para el siglo que comienza, una obra maestra sobre una familia que se derrumba en una época en que todo tiene arreglo, todo puede corregirse. Este monumental reto estilístico, divertido, corrosivo y profundamente humano, esta imponente sátira social confirma a Jonathan Franzen como uno de los más brillantes intérpretes de la sociedad contemporánea.



y ….. el universo de Nick Hornby
marzo 30, 2007, 8:14 am
Filed under: Artículos, Libros

Nick Hornby

Reconozco que desconocía la obra del escritor inglés Nick Hornby (Maidenhead, 1957) hasta que en unos cines de Santiago de Compostela a comienzos del nuevo milenio pude ver la película de Stephen Frears Alta Fidelidad, adaptación cinematográfica de una de sus novelas. No es un caso aislado, mis gustos están formados por grandes telas de araña entrelazadas entre sí que van reconstruyéndose con cada entrevista, con cada libro, con cada canción... A lo que iba, al día siguiente, y gracias a que el tren destino a Vigo venía con 45 minutos de retraso, me vi atrapado en la estación por lo que busqué en el escaparate del quiosco una forma de evasión. Entre revistas de todo tipo y tamaños y bestsellers trasnochados, allí estaba el libro de Hornby en edición de bolsillo esperándome, suplicándome un ¡sácame de aquí!, y como soy fácil de convencer me dirigí a hacer efectivo el pago de su secuestro. Pagadas las 900 pesetas más IVA, y una vez abierto, lo que me encontré fue todo el Nuevo Testamento de la cultura pop. 300 páginas de libro en el que hacía un recorrido por el cine, el fútbol, la literatura, las relaciones pasadas… y que superaban con creces a lo que había visto el día anterior en la pantalla de cine.

Para quienes disfrutamos de la música, del cine, de la literatura o del fútbol y alguna vez hemos intentado explicar nuestra relación con estas artes –sí el fútbol y todo deporte es un arte aunque a algunos les duela- Nick Hornby es un referente. La obra de Hornby es única puesto que pone de manifiesto, entre otras muchas cosas, el difícilmente descriptible gozo que puede suponer escuchar una canción, degustar una película, leer un libro o ver marcar a tu equipo un gol. Sus libros están llenos de anécdotas y reflexiones con las que el lector se siente plenamente identificado, y ya se sabe que eso de que alguien hable en un libro de algo que considerabas tan íntimo y exclusivo tiene siempre un encanto especial.

Como gran hincha y seguidor del Arsenal su primer libro no podía si no tratar el tema del fútbol. Fiebre en las gradas (1992) hace que nos desplacemos por unas encantadoras memorias que exploran la obsesión del fútbol con inteligencia y pasión. De fondo el tema de la postadolescencia y el afán de la realización, desde el encuadre popular y emotivo del deporte.
En 1997 se llevaría al cine Fiebre en las gradas con el título en español de Fuera de juego. La película estaba protagonizada por Colin Firth.

Su siguiente libro explota su otra gran pasión, la música. Alta Fidelidad (1995) es el libro con el que Hornby logró la fama literaria a nivel internacional con sus historias cotidianas empapadas de humor perspicaz que no ocultan cierta aflicción, pivotando generalmente en relaciones sentimentales, constantes referencias a la cultura pop y protagonismo de treintañeros desorientados vitalmente.
Este título sería llevado por Stephen Frears al cine en el año 2000 con el papel principal interpretado por el actor John Cusack

En 1998 escribe Érase una vez un padre, libro escrito por encargo y pensando ya en el dinero de las productoras de cine. Poniéndose más complaciente y entrañable, Hornby entregó una obra amena pero de incisión poco profunda.
También sería adaptada con éxito en la pantalla grande con Hugh Grant, Toni Collette y Rachel Weisz encabezando el reparto de una película titulada Un niño grande.

Dos años más tarde nos encontramos con Speaking with an angel. Se trata de una recopilación de relatos escritos por varios jóvenes escritores británicos, como Helen Fielding, Zadie Smith o Robert Harris. Parte de los beneficios económicos del libro fueron destinados a la lucha contra el autismo, enfermedad padecida por su hijo Danny.

Cómo ser buenos (2001) es otra vuelta de tuerca. En él deja de lado las voces masculinas y de los thirtysomethings con complejo de Peter Pan, y entrega una novela desde la perspectiva femenina; el soliloquio de una mujer que quiere ser buena pero que delante de la piedad (de la bonhomía sin límites de su otrora quejica marido, reconvertido a la bondad y la virtud extremas por obra y gracia del curandero DJ GoodNews) se siente extraterrestre.

Dos años más tarde nos deleita con el ensayo 31 Canciones lo más importante de la obra es la pasión mostrada en el texto por Hornby por la buena música pop y el esfuerzo por contagiar de manera íntima y personal su entusiasmo como simple amante de la música, no como crítico musical, en estas piezas musicales de heterogénea temporalidad que el escritor ama y desea que los demás amen.

Su última obra a día de hoy es En picado (2006). Ahora nos encontramos con un discurso sustentado en varias voces protagonistas que no son capaces de hacer frente a las fobias que sustentan la sociedad contemporánea. Hornby receta el humor como antídoto a la desesperación, revuelve su fondo de armario narrativo para abrazar rigurosamente la novela coral y ceder la voz a unos personajes suicidas que, a través de ágiles monólogos, rememoran sus propios fracasos.

En este año, o sea el 2007, podemos ver a Hornby de gira con la banda de rock Fidadelfia Marah realizando un show spoken word en el que combina textos inéditos y observaciones sobre sus músicos favoritos con la música de la banda de fondo.



y ….. Asfixia de Chuck Palahniuk
marzo 12, 2007, 1:04 pm
Filed under: Libros

Asfixia

Si de describir a Chuck Palahniuk se trata, hay quienes recurren a la literatura, y lo definen como la explosiva mezcla de Bret Easton Ellis, Kurt Vonnegut, J. Ballard, todo sumergido en estética MTV. Hay otros que también recurren a la literatura, y buscan los Palahniuks latentes en Tyler Durden, en Victor Mancini, en Brandy Alexander, en Carl Streator.

Los primeros son escritores, los segundos son personajes de las novelas de Chuck Palahniuk. Personajes definidos por una cualidad sarcástica y consumista que no la aplican en el juicio hacia el mundo que les rodea, si no que la aplican a si mismos. Ellos no culpan a nadie de ser tan patéticos y nihilistas como pudieran ser porque saben que ellos son patéticos y nihilistas sin más. Y es que, según dicen los que lo conocen, Chuck Palahniuk es el protagonista de una vida bien, muy, bastante, o demasiado parecida a la que sus personajes viven en sus novelas.

Su novela Asfixia (Mondadori, 2001) está protagonizada por adictos al sexo: personas a quien las hélices de las aspiradoras les destrozan las pollas, personas que se hacen pasar por ginecólogos para examinar a mujeres, hombres que se masturban quince veces al día… y todo ello mezclado con algunas dosis de televisión, algo de comida basura y un poco de fanatismo religioso.

Asfixia es una broma monstruosa, un relato delirante, un mal sueño entre la anarquía y la blasfemia, un trip a modo de traqueotomía y Alzheimer con el telón de fondo de la Norteamérica colonial del siglo XVIII en forma de parque de atracciones.

¡Huya, señora, huya! llega el Anticristo.



y ….. Austerlitz de W.G.Sebald
marzo 1, 2007, 10:42 am
Filed under: Libros

Título original Austerlitz
ISBN
84-339-6981-1
PVP sin IVA
15.38 €
PVP con IVA
16 €
Nº de páginas
296
Traducción
Miguel Sáenz

Austerlitz, la historia de un ser trastornado, desarraigado, que no puede encontrar su hogar en la tierra, es el testamento literario del escritor alemán W.G.Sebald, fallecido en el 2001 en un accidente de tráfico.

Con un estilo minucioso hasta la extenuación, con largos párrafos y la coma como único signo de puntuación, con un lenguaje depurado, extremadamente rico y sutil, con un ritmo de corredor de fondo, que nos anuncia lo mucho le queda por contar, Sebald aprovecha la conversación entre un narrador anónimo y ser excepcional para contarnos la historia de un hombre al que, de niño, roban patria, idioma y nombre, y cuando, después de muchos años, conoce su verdadero origen y su verdadero nombre, sabe también por qué se siente extranjero entre los hombres.

Jacques Austerlitz se llama el enigmático extranjero que a lo largo de la obra persigue sus raíces escritas en un flujo torrencial de imagen poética, descripciones mínimas, y aún así exactas, y reflexiones en voz alta donde se combinan una emoción palpitante con incisos cultos sobre la historia de la arquitectura burguesa de la Europa del XIX o la geografía urbana de las grandes metrópolis del continente.

Austerlitz somos todos, melancolía y desesperanza, ¿quién puede considerar este mundo realmente su hogar?, todos somos criaturas únicas en busca de respuestas o acomodos, criaturas llagadas por mucho buscar y poco encontrar.



y ….. Las Partículas Elementales de Michel Houellebecq
febrero 8, 2007, 2:52 pm
Filed under: Libros

Título original Les particules élementaires
ISBN 84-339-6895-5
PVP sin IVA 16.35 €
PVP con IVA 17 €
Nº de páginas 328
Traducción Encarna Castejón

Michel Houellebecq es sin duda uno de los más espectaculares y originales escritores de nuestros días. Conociendo su obra se comprende que este autor cuente con defensores acérrimos y con detractores furibundos, pero que no deje a nadie indiferente, ni a lectores, ni a crítica.

En Las partículas elementales nos sumergimos en una despiadada crítica de los vicios más habitualmente asumidos como virtudes y de las estúpidas e innecesarias rutinas tenidas por incuestionables, en la que la calidad literaria se ve acompañada de un impagable sentido del humor. No se salva nadie, porque Houellebecq es un despiadado crítico de las inconsistencias que le rodean, empezando por las propias y por las de los suyos. La liberación sexual, el feminismo, la obsesión sexual eternamente adolescente en ciertos varones, la incapacidad érotica y afectiva que pueden convivir en cualquiera de nosotros convierte Las partículas elementales en una obra, casi, de redescubrimiento íntimo.

A lo largo de las páginas suceden cosas tremendas y chocantes, tanto en la vida real como en los sueños, que impactan a los personajes, pero también al lector. Hay encuentro fortuitos sorprendentes, relaciones difíciles de asimilar, escenarios increíbles, enfermedades y muertes que parecen un castigo del cielo (si se creyese en él), capítulos contiguos donde la mecánica cuántica y el tratado erótico se hacen vecinos sin que el hecho atente contra la lógica, y es que Houellebecq nos quiere brindar un panorama total de la naturaleza humana en todas sus vertientes.

Para abarcar toda esa complejidad se ve obligado a eliminar barreras temáticas. En su novela cabe todo, aunque para algunos pudiera resultar inconveniente, de mal gusto o políticamente incorrecto, como la fobia frente al Islam, sobre todo, teniendo en cuenta el origen argelino de su madre y que, seguramente, el escritor en algún momento se ha sentido más cercano a ese mundo que el europeo medio.

A esta amplitud de miras corresponde también una variedad de estilos, que va desde la descripción minuciosa del detalle y la disección calmada de un estado de ánimo hasta la frialdad y la distancia que parece responder a un informe oficial. Y sin embargo, el lector tiene la sensación de que el estilo se adecua en cada ocasión a la situación descrita.

Como toda novela con cierto cuerpo, admite múltiples lecturas. Una de ellas tiene que ver con la imposibilidad de amar. Los dos hermanos han vivido toda su existencia con esa carencia. Han seguido trayectorias distintas, por no decir opuestas, pero cada uno de ellos, en un momento dado, ha encontrado una mujer con la que ha creído sentirse feliz. No obstante, cuando todo parecía discurrir por su cauce, ambas mueren dejando a los hermanos desconcertados.

El balance final es de un pesimismo a ultranza y una desesperanza total, lo que no impide valorar “Las partículas elementales” como una novela inquietante, magníficamente escrita, que hace pensar, deja huella y se recuerda mucho después de haber cerrado el libro. Michel Houellebecq es un escritor a quien resulta imprescindible seguir la trayectoria.