y ….. Las Partículas Elementales de Michel Houellebecq
febrero 8, 2007, 2:52 pm
Filed under: Libros

Título original Les particules élementaires
ISBN 84-339-6895-5
PVP sin IVA 16.35 €
PVP con IVA 17 €
Nº de páginas 328
Traducción Encarna Castejón

Michel Houellebecq es sin duda uno de los más espectaculares y originales escritores de nuestros días. Conociendo su obra se comprende que este autor cuente con defensores acérrimos y con detractores furibundos, pero que no deje a nadie indiferente, ni a lectores, ni a crítica.

En Las partículas elementales nos sumergimos en una despiadada crítica de los vicios más habitualmente asumidos como virtudes y de las estúpidas e innecesarias rutinas tenidas por incuestionables, en la que la calidad literaria se ve acompañada de un impagable sentido del humor. No se salva nadie, porque Houellebecq es un despiadado crítico de las inconsistencias que le rodean, empezando por las propias y por las de los suyos. La liberación sexual, el feminismo, la obsesión sexual eternamente adolescente en ciertos varones, la incapacidad érotica y afectiva que pueden convivir en cualquiera de nosotros convierte Las partículas elementales en una obra, casi, de redescubrimiento íntimo.

A lo largo de las páginas suceden cosas tremendas y chocantes, tanto en la vida real como en los sueños, que impactan a los personajes, pero también al lector. Hay encuentro fortuitos sorprendentes, relaciones difíciles de asimilar, escenarios increíbles, enfermedades y muertes que parecen un castigo del cielo (si se creyese en él), capítulos contiguos donde la mecánica cuántica y el tratado erótico se hacen vecinos sin que el hecho atente contra la lógica, y es que Houellebecq nos quiere brindar un panorama total de la naturaleza humana en todas sus vertientes.

Para abarcar toda esa complejidad se ve obligado a eliminar barreras temáticas. En su novela cabe todo, aunque para algunos pudiera resultar inconveniente, de mal gusto o políticamente incorrecto, como la fobia frente al Islam, sobre todo, teniendo en cuenta el origen argelino de su madre y que, seguramente, el escritor en algún momento se ha sentido más cercano a ese mundo que el europeo medio.

A esta amplitud de miras corresponde también una variedad de estilos, que va desde la descripción minuciosa del detalle y la disección calmada de un estado de ánimo hasta la frialdad y la distancia que parece responder a un informe oficial. Y sin embargo, el lector tiene la sensación de que el estilo se adecua en cada ocasión a la situación descrita.

Como toda novela con cierto cuerpo, admite múltiples lecturas. Una de ellas tiene que ver con la imposibilidad de amar. Los dos hermanos han vivido toda su existencia con esa carencia. Han seguido trayectorias distintas, por no decir opuestas, pero cada uno de ellos, en un momento dado, ha encontrado una mujer con la que ha creído sentirse feliz. No obstante, cuando todo parecía discurrir por su cauce, ambas mueren dejando a los hermanos desconcertados.

El balance final es de un pesimismo a ultranza y una desesperanza total, lo que no impide valorar “Las partículas elementales” como una novela inquietante, magníficamente escrita, que hace pensar, deja huella y se recuerda mucho después de haber cerrado el libro. Michel Houellebecq es un escritor a quien resulta imprescindible seguir la trayectoria.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: