y ….. no comment:2
junio 8, 2007, 2:36 pm
Filed under: Exit

Planta 1, planta 2, planta 3, planta 4, planta 4 y medio. ¿Con qué me encontraría esta vez? Un vibrador de 20 centímetros encajado en algún intestino grueso por causa de exceso de lubricación, una polla destrozada por el motor de succión de una muñeca hinchable o algún frenillo a medio romper colgado de una polla flácida.

Encantada. Soy la directora de esta planta. A punto de jubilarme, y con más de treinta años de servicio a esta empresa, me he convertido como podrás comprobar en un ser esencial para satisfacer las necesidades de cualquier trabajador de esta empresa.

Efectivamente estás bien informado. Quince minutos de evasión al día y una nueva planta fue lo que cedió la empresa a los trabajadores para que el nuevo convenio saliese adelante. Mira, este es el comunicado que se nos hizo llegar, dice así: el inicio de una nueva política de empresa donde lo importante era conseguir el bienestar del trabajador.

Sí, anonimato total o al menos lo que se puede. Como puedes ver la luz es muy tenue, además es una zona libre de cámaras, sin control de seguridad, sin tarjetas de identificación, para que el trabajador pueda relajarse y encontrarse consigo mismo.

Que qué supuso todo ello para la empresa. Pues bien, en un principio el aumento de gastos en la compra de toda clase de aparatos de tortura importados expresamente desde Francia, facturas inmensas para tener acceso al porno más extremo a través de internet, y gastar el dinero de las subvenciones en toda clase de juguetes sexuales, muñecas y muñecos de látex, de formas humanas y animales, de proporciones simétricas y con una anatomía anormalmente detallada, según decía el catálogo, y muchas otras compras de difícil descripción y peor comprensión.
¿Le importa si fumo? ¿Por dónde iba? A si… pero lo mejor es que un mes después todo ello vino acompañado con un alza del rendimiento laboral y el consiguiente aumento de los beneficios, además de un sentimiento de realización personal que hizo que cada empleado se sintiese aún más unido a esta gran familia que es nuestra empresa.

Claro que he tenido que hacer cursos de reciclaje, pagados por la propia empresa. Pero a decir verdad, y esto que quede entre nosotros, yo ya estaba bastante formada en estos menesteres. Me entiendes ¿verdad? En lo que si he tenido que esforzarme ha sido en conocer las diferentes técnicas para que nuestros “utensilios” sufran un mínimo deterioro. Como bien sabrás no es lo mismo la conservación del cuero que del látex.

No una ni dos, yo diría que unas cien o doscientas empresas ya se están planteando establecer este modelo de ocio en sus convenios colectivos. Ni te imaginas la infinidad de solicitudes que nos han llegado pidiéndonos conocer el funcionamiento de nuestra planta, y no sólo de empresas privadas ojo si no también del sector público. Personalmente pienso que en pocos años acabará instaurándose este formato.

De nada, ha sido un placer. Le acompaño hasta la puerta.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: